(951) 188 07 77    |   Oaxaca de Juárez, Oax. Sab, 18 de Sep de 2021

¿Qué
están haciendo los partidos en Oaxaca?

Por Elizabeth Castro

Aunque pareciera que en Oaxaca las cosas no pasan si los partidos no lo deciden, a nivel nacional la confrontación entre instituciones, partidos y sociedad, después de la elección del 4 de junio, es el caldo de cultivo perfecto para un 2018 controversial, que obligue a las instituciones a transformarse y redimirse ante una ciudadanía cada vez más despierta y consciente.

En Oaxaca, MORENA se mantiene como un partido ausente, la falta de liderazgos reales al interior de su estructura y, su confianza total en que el efecto López Obrador los hará ganar, les impide posicionarse como una fuerza política eficiente y una oposición real, que incida en la toma de decisiones del Congreso Local.

Por su parte, el PRI, aferrado a la idea de que ganaron la elección de 2016 y, lograron mantenerse como primera fuerza política en la entidad, poco o nada hace por impulsar reformas y estrategias que reviertan la desconfianza ciudadana en su instituto político. Se asumen como un caso aislado, creen que Oaxaca es suyo y lo que pase fuera del Estado no les afecta.

Las estructuras partidistas a nivel nacional, hoy, más que nunca, saben que el próximo proceso electoral, pondrá a prueba su capacidad de acción y convocatoria, pero, ¿qué están haciendo los partidos en Oaxaca?

Estamos a pocos meses de iniciar el proceso electoral 2018 y, Oaxaca tiene una Ley Electoral que ha sido parcialmente vetada por el ejecutivo; por si fuera poco, el PRI se ha convertido en una sombra, se asumen en el gobierno y olvidan lo demás; mientras MORENA, pese al impacto que debió significar la derrota en el EdoMex, sigue sin hacer visibles estrategias claras respecto a lo que podremos esperar de ellos en 2018.

Aunque el crecimiento de MORENA, en Oaxaca, es innegable, mantenerse a la expectativa y confiar en que AMLO lo puede todo, puede no ser una buena estrategia cuando el PRI se encuentra gobernando. El Estado de México, es la prueba de que aún persiste la práctica de las elecciones de Estado y de que MORENA es un instituto político sin una estructura electoral que le permita defender sus votos; les falta mucho por hacer y, aún más, por aprender. 2018 es mañana y será una lucha entre dos bandos, los cuales, en Oaxaca, permanecen ausentes.

politica

Categories: Politica
Derechos reservados, Socialmente 2016 ©