(951) 188 07 77    |   Oaxaca de Juárez, Oax. Dom, 24 de Oct de 2021

Yadira
del Mar y su sentir desde el lesbofeminismo

Por Alejandra Santaella. Mi cárcel, estaba en un cuarto piso, tenía una puerta de madera que marcaba el número 401, una ventana que daba a un pequeño jardín central, donde había rosas rojas; mi cárcel, estaba decorada con un cuadro de la última cena y cortinas blancas; mi cárcel, tenía un clóset en el que aguardaba un vestido de novia, unos tacones de 10 centímetros de alto y un anillo de oro, mi cárcel, era su voz intentando convencerme de que yo quería casarme, era mi miedo azotándome, gritándome que yo no podía amar a otra mujer; mi cárcel, fueron todos y cada uno de los que tocaron mi cuerpo, pero como de los cautiverios también se sale, hoy, en libertad, camino ligera, amando a otra mujer. –Yadira del Mar.

De los tantos perfiles que puedes encontrar en Twitter, yo di con uno que me permitió reflexionar y transformar mi perspectiva del feminismo y sobre todo conocer el “lesbofeminismo”; sí, fue @Yadita27, una mujer que se denomina como: indígena, feminista y lesbiana.

Y justo ahí es donde surge su fuerza, porque ha logrado reencontrarse con su identidad indígena, nombrarse lesbiana y a todo eso, añadir el feminismo, donde encontró herramientas para enunciarse.

Para ella, el feminismo la ha salvado de diversas maneras, por lo cual considera fundamental, seguir creando canales de comunicación entre mujeres: que sepan que no están solas, que hay un respaldo de todas ellas, que juntas son una red y que pueden romper con la barrera del miedo, porque eso les impide alzar la voz y al hacerlo, tendrán la seguridad que su voz va a resonar en otras.  

El lesbofeminismo es el movimiento desde el que ella vive, el cual habla evidentemente de la existencia lesbiana y sobre todo de la crítica a la heterosexualidad como un régimen impuesto y obligatorio; además invita a las mujeres a que se alesbianen (no en términos de “terapia de conversión”), sino como una apuesta política de amor de mujeres para mujeres, en la que la mujer esté al centro, dejando de priorizar a los hombres.

A voz de Yadira, el lesbofeminismo “no sólo se trata de una relación erótica afectiva, sino de priorizarnos, crear espacios para nosotras, desde nosotras, por supuesto, también tiene que ver lo erótico, cómo reconstruimos nuestro deseo, no sólo sexual, sino afectivo, ver que siempre se nos dijo que debíamos servirles a ellos; el lesbofeminismo pretende crear relaciones horizontales y políticas de mujeres amando a otras mujeres”.

Sí, hoy me llevo mucho de Yadira, una pequeña plática con ella movió mi interior y mis pensamientos y hoy, más que nunca, apoyo la idea de que este movimiento feminista y lesbofeminista, requiere que se haga política desde nosotras, desde nuestros espacios, escuchando nuestras experiencias, mirando los contextos propios y de otras, escuchando a las que vivimos las desigualdades, porque las protestas tomarán la forma que la situación amerite, porque vivimos en sociedad y las sociedades no son estáticas; hoy, el cambio se da con más mujeres alzando la voz.

Redes

Twitter: @yadita27

FB, Instagram, página de Facebook: Yadira del Mar.

Categories: Opinión
Derechos reservados, Socialmente 2016 ©