(951) 188 07 77    |   Oaxaca de Juárez, Oax. Lun, 06 de Jul de 2020

EL
AGRADECIMIENTO

Rosa María Ortíz Prado

 

“El agradecimiento es la memoria del corazón”

                     Lao Tse

 

En los grandes hombres, los grandes avatares de la humanidad, seres evolucionados espiritualmente como Cristo, Lao Tse, la madre Teresa de Calcuta, Gandhi, Nelson Mandela, etc. podemos observar que una gran parte de su filosofía de vida y de su sabiduría, radicaba en agradecer, es decir, todo aquello que llegue a tu vida es bueno, porque significa que estás vivo, que continúas vivo.

Sólo se puede agradecer desde un corazón vivo; un corazón muerto, no puede expresar agradecimiento. Cuando agradecemos desde el corazón, nos liberamos, aprendemos a conocer la humildad y, sin artificios, valoramos lo que de verdad es importante en nuestra vida. El agradecimiento te da poder y el agradecimiento es un poder.

 

El ser humano que ayuda a otro, no espera, obligatoriamente, el escuchar gracias; lo que como seres humanos buscamos es ser reconocidos por el que ayudamos, que comprenda que nos hemos preocupado por él y que hemos invertido, no sólo tiempo o dinero, sino momentos de nuestra vida para él y parte de nuestras emociones. Sin embargo, existe gente que no sabe agradecer, algunas características que la identifican son:

 

  • Negación emocional: evitan abrirse a los demás
  • Desafío: retan al mundo, a su familia, a sus amigos y a sus parejas
  • Se sienten autosuficientes: dicen no necesitar de nadie cuando, frecuentemente, manifiestan lo contrario
  • Carecen de una buena autoestima: la forma en que se auto valoran es precaria y deficiente, quieren que el mundo se ajuste a sus necesidades, son seres humanos frágiles en su ser interno
  • Egoístas: el egoísmo es un eje central de su conducta cotidiana, quieren que los demás centren su vida en ellos y, para ellos, lo primero que cuenta es su confort
  • Soberbia: carecen de humildad para aceptar aquellas cosas que no pueden cambiar

 

Los seres que no pueden agradecer, no reconocen a los demás y no se reconocen a sí mismos en los demás, su inteligencia emocional es baja. La gratitud y el agradecimiento son de los principales regalos que los seres humanos nos podemos dar; pocos valores son tan poderosos como reconocer a nuestros semejantes con gratitud. Es una forma vivencial de conocimiento y de unión que forma vínculos. Quedaría sintetizado en poder decir: “puedo reconocerte por ti, por ser quien eres, por tus virtudes y valores, por tu ser y, agradezco, que formes parte de mi vida, pues la misma se hace más rica con tu presencia”

 

Lo seres humanos que sabemos agradecer no quedamos en deuda y, el agradecimiento, es un acto libre, sincero y espontáneo, no es algo que se planea o que se emite en espera de una recompensa. El agradecimiento es una actitud que no exige obligaciones, es una forma de ser que nos trasciende. Cuando hacemos algo por un hermano, un amigo u otro ser, no esperamos que ese favor se devuelva, significa que lo haces porque quieres, porque reconoces la humanidad del otro.

 

Como siempre, es un placer enorme compartir con ustedes unas palabras; agradezco infinitamente tener este espacio para tal acercamiento.

 

¡GRACIAS!

 

Woman hands praying with a blible in his legs Outdoors

Categories: Salud
Derechos reservados, Socialmente 2016 ©