(951) 188 07 77    |   Oaxaca de Juárez, Oax. Jue, 04 de Mar de 2021

El
lado dulce de Oaxaca

A lo largo y ancho de nuestro país, podemos encontrar dulces típicos; únicos por sus matices y sabores, pero, sobre todo, por su arraigada tradición en los procesos de elaboración. En Oaxaca varían según la región de la que proceden.

Pueden ser fritos, como los buñuelos que disfrutamos en las épocas decembrinas; horneados, como el pan de elote; a base de frutas, como los tejocotes que evocan el día de muertos; o helados, como el irremplazable beso oaxaqueño.

Aprovechando la nobleza del maíz, docenas de mujeres repartidas por toda la ciudad, venden nicuatole; este ancestral alimento, de origen zapoteca, es elaborado a partir de maíz, canela, agua y azúcar, su elaboración lleva horas de trabajo en los fogones de leña, para lograr que la mezcla espese y sea depositada en bandejas de barro o plástico, coloreada con azúcar y grana cochinilla para obtener el color rojo característico; al enfriar, cuaja y está listo para disfrutarse.

Los borrachos, gaznates, casquitos, roscas, nenguanitos, barquillos y mamones, elaborados tradicionalmente en hornos de leña, son otros de los dulces manjares que podemos disfrutar a lo largo de todo el año en los mercados o a las afueras de la basílica de La Soledad, resultando el complemento perfecto para saborear una nieve de agua o de leche; la imperdible, definitivamente, es la nieve de leche quemada con tuna.

Estas dulces tradiciones gastronómicas no se deben perder, ni pueden ser reemplazadas, deben permanecer. El oficio de hacer dulces tradicionales en Oaxaca, debe ser reconocido, por lo que debemos consumir estos productos para que sigan llenando de color y sabor las calles de nuestra ciudad, sorprendiendo a los visitantes y cumpliendo el antojo de quienes tenemos la dicha de vivir aquí.

 

imgindice

Categories: Cultura
Derechos reservados, Socialmente 2016 ©