(951) 188 07 77    |   Oaxaca de Juárez, Oax. Lun, 20 de May de 2019

Mariana
Benítez Tiburcio

Mujer, profesionista y madre oaxaqueña.

Es mayo y con ello, llega el Día de las Madres. En esta ocasión quisimos celebrar a las madres oaxaqueñas y tuvimos la oportunidad de platicar con una amiga muy querida de SOCIALMENTE, una mujer oaxaqueña que, como todas las madres mexicanas, tiene mucho que compartir sobre sus experiencias e historias de vida, sobre lo que significa ser mujer, profesionista y madre, en nuestro país, en pleno siglo XXI.

0

Socialmente: Mariana, cuéntanos que ha pasado con tu vida desde que dejaste de ser Diputada Federal por el Estado de Oaxaca.

Mariana Benítez: ¡Vivir! (suelta una risa). La verdad es que venía de un largo periodo de años de trabajo intenso, sin parar, de un cargo pasaba a otro, sin tener oportunidad de darme un espacio de tiempo para mi familia y para mí.

De ser Asesora Legislativa y Secretaria Técnica de una Comisión Legislativa en el Senado, me mudé a Boston a estudiar la maestría, luego regresé como Secretaria Técnica de la Presidencia del Congreso de la Unión y de ahí, vino el nombramiento como Subprocuradora General de la República y después de ello, el más honroso cargo que he podido tener, ser representante popular de mis paisanas y paisanos oaxaqueños como Diputada Federal.

Durante la campaña presidencial fui vocera de José Antonio Meade y al mismo tiempo, Secretaria General de las mujeres priistas a nivel nacional. Uff, se dice fácil. Sin duda, todos estos años fueron muy valiosos para mi crecimiento profesional y personal, pero también, fueron años de sacrificio y de mucho trabajo; sin embargo, los tiempos de Dios son perfectos y la vida me ha puesto en una situación donde tengo la oportunidad, fuera del foco público de tiempo completo, de disfrutar más a mi familia, ver crecer a mis hijos y al mismo tiempo, seguir haciendo lo que me gusta en el ámbito profesional.

1

2

S: Eres madre, esposa, abogada, feminista y analista en televisión y radio a nivel nacional. ¿Cómo sorteas todas estas cachuchas?

MB: La verdad, creo que lo hago bien, no sin algunas dificultades. Lo más valioso de esta nueva etapa en la que estoy es que tengo mucha más libertad para organizar mis tiempos. Mi prioridad es mi familia, sin duda, el poder estar más presente con mis hijitos y mi esposo, no perderme la oportunidad de disfrutarlos, de acompañarlos en sus distintas etapas (Emiliano acaba de cumplir 2 años y Sebastián, casi llega a los 5). Sin embargo, ello no significa que he dejado de chambear; sigo muy activa.

Fundé con otros colegas una firma de consultoría integral, Iurisduxa y eso me ha tenido ocupada y muy motivada. Soy abogada y extrañaba mi origen, que es ser litigante y he dado un giro a esa faceta ahora como consultora. Estoy trabajando en proyectos muy interesantes y que me apasionan, que tienen que ver con temas de seguridad y justicia.

He seguido activa en los medios nacionales, tengo una video columna semanal que se llama #SinReservas para Milenio Televisión y participo como analista en Imagen Televisión e Imagen Radio. Por otro lado, sigo más activa que nunca en MUPI, la Red de Mujeres por la Igualdad Sustantiva.

3

4

S: Cuéntanos más sobre tu labor en MUPI en beneficio de las mujeres oaxaqueñas.

MB: Hace dos años, en febrero de 2016, fundamos la Red de Mujeres por la Igualdad Sustantiva, mejor conocida como MUPI. La idea de esta Red, como su nombre lo dice, es trabajar a través de redes, alianzas y trazar puentes con mujeres de todos los ámbitos y sin sesgo político; trabajar a favor del empoderamiento de las mujeres, por una sociedad más igualitaria.

En nuestro país, si bien hemos registrado avances muy importantes en materia de participación política, hoy tenemos un Congreso que casi es paritario; por ejemplo, aún persisten muchos retos y complejos problemas y dificultades que enfrentamos las mujeres: una terrible violencia, discriminación, desigualdad. De ahí, mi interés en poder usar mi experiencia, conocimientos y compromisos de estas causas, para seguir sumando, con muchas otras mujeres, organizaciones de feministas y las propias autoridades, para generar los cambios necesarios que hagan posible su empoderamiento económico, cerrar la brecha de desigualdad que padecemos y seguir ampliando los espacios de poder y de decisión para ellas.

El Instituto de Capacitación Política de las Mujeres de MUPI, en estos años, ha capacitado a más de 3000 mujeres oaxaqueñas en distintas temáticas. Recientemente, organizamos un Diplomado en Mercadotecnia Política, en una alianza entre la UNIVAS, la AMCEE (Asociación Mexicana de Consejeras Estatales Electorales) y el propio IEEPCO; tuvimos mucho éxito, excedió nuestras expectativas en cupo y participación. Más de 50 mujeres recibieron capacitación de primer nivel y, como este tipo de actividades, hemos organizado muchos diplomados y talleres que pretenden dar a las mujeres oaxaqueñas conocimiento y herramientas a su alcance para acceder a cargos de decisión y representación y una vez que accedan a ellos, tengan un buen desempeño que les permita dar los mejores resultados y seguir creciendo profesional y políticamente.

5

S: ¿Qué reflexión podrías compartirnos sobre las madres mexicanas hoy por hoy?

MB: Primero que nada, quiero agradecerles de todo corazón a Socialmente y en particular a Titi Espejo, por haberme invitado para participar en este número. Mil gracias de verdad. En cuanto a tu pregunta, el mundo ha cambiado y sigue cambiando a pasos veloces. Hoy pareciera que vivimos en un contexto donde las mujeres tenemos un rol mucho más protagónico que antes en términos políticos, económicos y sociales; sin embargo, en México y en la mayoría de los países, persisten muchos retos para las mujeres y, en particular, para las que somos madres. No se trata de victimizarnos, es una realidad. Las brechas salariales entre hombres y mujeres persisten aquí y en países como Estados Unidos.

Se han dado pasos muy importantes en cuanto al reconocimiento de los derechos de las mujeres y en particular de las trabajadoras. Se reconocerá por ejemplo, el trabajo doméstico que históricamente nunca se había reconocido como tal y ahora las empleadas del hogar, tendrán derecho a contar con seguridad social. Eso es un logro histórico. Pero falta mucho por hacer. Tenemos que seguir trabajando día con día, hombres y mujeres, para que ser mujer y madre no sea sinónimo de “desventaja” o “discriminación”.

Es imperativo que la doble jornada que millones de mexicanas realizamos se reconozca pero, al mismo tiempo, vayamos haciendo que echen raíces las “nuevas masculinidades” necesarias para cambiar el chip en nuestros niños, jóvenes y hombres adultos. Sin este cambio cultural, los avances legislativos se quedarán en meros avances de “forma” pero no serán avances “sustantivos” en términos de igualdad.

Finalmente, quiero desearles un feliz Día a todas las madres oaxaqueñas. Mi admiración y reconocimiento a todas por su amor incondicional y entrega de todos los días. En especial, quiero felicitar a mi querida mamá Julia, ¡Feliz Día!

6

Categories: Portada
Derechos reservados, Socialmente 2016 ©